Manuela Peña.

En mis inicios en el mundo de la moda, dando una mirada en retrospectiva, diría que me movía la belleza, lo estético, la elegancia.Hoy me mueven además valores que acompañan mi hacer y le dan sentido. Es por eso que intento recoger sabidurías o técnicas ancestrales que mantienen vivas las raíces de las culturas y nos recuerdan la conexión con la naturaleza.​

Sigo pensando que la moda es una herramienta de comunicación, y en el momento histórico que hoy vivimos, nos corresponde realizar una moda consiente y en lo posible sostenible.No me canso de repetir, que es un deber y responsabilidad del diseñador que sean productos circulares como la naturaleza lo revela día a día. En la creación de piezas atemporales, no es solamente la estética sino la ética la bandera de mi trabajo.​

La ética es el valor contenido en nuestras prendas, productos y experiencias. Nuestra libertad creativa abraza lo estético, lo justo, lo bello y la reunión con los demás.

Agradecer hace que la belleza se convierta en el lujo de elegir, elegir estar unidos para que nuestras expresiones tengan sentido.

Hacemos en Colombia moda ética, la diseñamos con sentido, la fabricamos con técnicas artesanales, tintes naturales y siluetas envolventes.

La moda ética Religare es atemporal simple y natural. Unidos nuestra cadena de valor desde el originen para vestir a quienes honran las manos que participan de nuestro proceso creativo y productivo. Lo natural es un lujo.